Cómo un Accidente Terapéutico llevó a mi hermano al RESCATE FINAL de su Ansiedad

Hola, soy Rocío Lacasa, psicóloga clínica especialista en ansiedad y ataques de pánico.

En este artículo quiero contarte cómo descubrí los 12 TRUCOS INVISIBLES que la ansiedad crea para permanecer en tu viday cómo usarlos a tu favor para ELIMINARLA.

Hace unos años vi a mi hermano pequeño hacer las maletas para irse a vivir a Londres. Quería salir de casa, mejorar su inglés y vivir una aventura.

Al llegar a Londres estaba solo… sin amigos, sin dinero y sin trabajo.

Él siempre había sido una persona alegre y aventurera.

Esta experiencia, plantó en su vida una semilla que estaba a punto de convertirle en otra persona.

Los primeros días de adaptación fueron tranquilos. Lo típico… Recorrer la ciudad buscando trabajo, entregando curriculums en bares y restaurantes… Visitando las calles y sitios que le habían recomendado.

Consiguió trabajo rápido en una cocina limpiando platos y cobrando 5,75 libras la hora (el salario mínimo).

Entraba a trabajar de noche y salía de noche. La mayoría de ellos no veía la luz. Todo el tiempo dentro de una cocina llena de gritos, platos sucios y comida sobrante.

Atrapado en un círculo cada vez más pequeño, asfixiado por trabajos que detestaba y rodeado de personas que aborrecía. Con el dinero contado en el bolsillo, agobiado por cómo llegar al día siguiente, a la próxima semana.

Las horas libres se convirtieron en una búsqueda desesperada de una salida…

¿Cómo? Muy fácil: a través de la fiesta, el alcohol, el tabaco y la comida basura. Acostado hasta las tres de la tarde, durmiendo a ratos, lo último que quería era levantarse de la cama.

Vivía con tanta ansiedad que sólo quería estar
ENCERRADO en su habitación

Beber, dormir, comer mal y fumar. Cualquier cosa para escapar rápido de esos pensamientos y sensaciones tan angustiantes.

Después de unos meses, empezó a tener ansiedad cada vez que salía a la calle. Tenía pensamientos negativos constantes. El ritmo de trabajo y sus hábitos destructivos le envolvieron en un problema grave de ansiedad.

Un día cualquiera nuestra madre le llamó por teléfono:

"Tengo algo importante que decirte"

Un miedo inmediato se apoderó de él. El nudo de su estómago se apretó con fuerza. Los pensamientos habituales de temor y angustia le atropellaron: “Algo horrible está sucediendo”, pensó.

Pero no era una mala noticia.

Nuestra madre le dijo que iban a vender nuestra casa y que nos mudábamos.

En ese momento él pensó “¡Perfecto! la excusa que necesitaba para volver a España”. Le dijo a nuestra madre que quería ayudar y la convenció de que le necesitaban para la nueva obra y la mudanza.

Así, se despide deprisa y corriendo de Londres y a los tres días coge un vuelo sin mirar atrás.

Ya no aguantaba más. Vio esta noticia como una señal de socorro para escapar de esa vida y volver a casa.

Lo que desconocía era que la semilla de la ansiedad
YA HABÍA FLORECIDO

En ningún momento sospechó que al volver sentiría la MUERTE” en su propia piel.

Estaba a punto de vivir el momento más angustiante de toda su vida.

Al instalarse de nuevo en casa, las cosas fueron a peor.

El nudo ácido del estómago, los pensamientos negativos y la opresión del pecho se convirtieron en compañeros permanentes.

No se sentía seguro ni en paz en ningún momento.

¿Por qué le pasaba esto a él?

Se preguntaba por dentro de forma constante...

¿Por qué a mi?

Se sentía muy frustrado, ¡no conseguía controlarlo! Le dominaba.

A los pocos días de volver, mientras veía un video de Youtube en su habitación, empezó a sentir un mareo.

Estaba solo en casa y de repente, le faltó la respiración.

Se levantó y salió corriendo hasta el salón.

Sintió que realmente estaba muriendo

No entendía nada. Inundado por el terror, pensó...

“¡¡¡Me estoy muriendo!!!

¿¿¡¡Qué me está pasando!!??

¿Mi vida termina aquí?

Una angustia paralizante le invadía por completo, le faltaba el aire, se ahogaba y su corazón iba a explotar.

Estaba perdiendo totalmente el control.

Realmente parecía que estaba muriendo ahí de repente... solo, sin motivo y sin ayuda.

Tras unos minutos de angustia extrema, todo terminó.

Por fin pudo moverse y se sentó en el sofá.

Ahora se sentía aliviado, pero con una confusión mental enorme.

Aquí empezó el verdadero problema

Después de esa crisis, la ansiedad se instaló con fuerza en su vida. Se sentía completamente aislado. No entendía por qué le pasaba esto a él. Siempre había sido una persona optimista y alegre.

La ansiedad ya no era una pequeña semilla. Se había transformado en un gran ÁRBOL que enraizaba con fuerza en su vida.

Yo sabía que le pasaba algo. Se lo notaba. Tenía muy mala cara y ya no era el mismo.

Intentaba ayudarle, le preguntaba si estaba bien pero él respondía siempre que todo iba bien.

En esos días, el único deseo de mi hermano era volver a ser la persona de ANTES.

Pulsar el botón de REINICIO

Borrarlo de su mente y olvidar todo eso.

Como me contó más tarde, él creía que nadie le iba a entender y por eso lo mantuvo en secreto (se sentía estúpido y avergonzado. Pensaba que si lo contaba, iban a creer que era un bicho raro, un cobarde o lo que más temía... que se había vuelto loco).

Poco a poco se fue obsesionando y se encerró en sí mismo. Decidió investigar por su cuenta, porque la ansiedad seguía creciendo y cada vez era más difícil controlarla.

Se estaba desesperando cada día más.

El problema de ansiedad se acabó convirtiendo en esa
“GRAN COSA”

Entonces, empezó a investigar y a estudiar en solitario todo tipo de conceptos de psicología, filosofía, comportamiento…

No quería tomar drogas psiquiátricas porque sabía que eso no le curaría nunca. Tuvo la suerte de aprender rápido que los psicofármacos sólo esconden los síntomas temporalmente.

Dentro de él sabía que todo estaba en su mente. Sólo necesitaba encontrar la solución adecuada. Una parte de él estaba convencido de que existía la respuesta y que podía ser rápida, natural y sin sufrimiento.

En un momento de desesperación pensó que o tiraba la toalla o hacía lo que fuera necesario. Y la decisión fue el compromiso total a encontrarla.

Leyendo libros y buscando en Internet, cada día prueba un nuevo método, técnica o concepto... y nada le funciona.

Métodos que parecían prometedores pero acababan siendo timos de internet y basura reciclada…

… Médicos que sólo tratan los síntomas superficiales y mandan medicación para esconder los síntomas...

… Psicólogos y terapeutas que no le hacían sentirse entendido y sólo daban consejos típicos que cualquiera puede leer gratis buscando un minuto en google…

… Terapeutas alternativos con “productos naturales” que más tarde descubrimos que son una estafa (homeopatia, flores de bach, suplementos, dietas raras…)…

… Clases de Yoga y Profesores de meditación con técnicas de respiración y visualización que funcionaban por momentos (y a veces incluso creaban mas rabia y ansiedad porque no trataban con la raiz).

Todos los intentos fallidos empezaron a apagar la luz al final del túnel. Esto le hizo plantearse la posibilidad de aceptar la ansiedad condición de vida.

Fue entonces cuando aparecieron algunos pensamientos depresivos tipo…

“Prefiero estar MUERTO y EN PAZ que vivir así”

Estaba hartándose de vivir en una “pesadilla”… despierto.

Las recaídas aumentaron porque toda esa acumulación de conocimiento no le había ayudado.

Probaba con mucha desconfianza cada una de estas nuevas supuestas “soluciones definitivas”,  pero siempre dejaba abierta una pequeña puerta a la esperanza… y al final terminaba llenándose de frustración, tristeza y terror al comprobar que estaba más confundido que antes.

Seguía igual e incluso peor.

Poco a poco empezó a hacerme muchas preguntas sobre la mente y el cerebro. Se interesaba cada vez más sobre mis casos. Más de una vez le vi entrando en mi cuarto a escondidas, cogiendo libros de mi estantería.

Algo estaba tramando.

Finalmente no pudo evitar abrirse
a su propia hermana y contarme todo

Era verano y estábamos en casa. Me dijo Rocío ven, por favor y mientras entraba en nuestro cuarto me pidió que cerrara con pestillo y hablara bajo.

Con una mirada desesperada me contó que se estaba obsesionando con la posibilidad de volverse loco y que fuera irreversible, sin vuelta atrás. Me dijo que tenía tanta ansiedad que tenía miedo a terminar encerrado en un hospital psiquiátrico con camisa de fuerza, gritando en una habitación acolchada.

Íñigo siempre ha sido un de las personas más importantes en mi vida. Desde que éramos pequeños siempre he intentado protegerle y ayudarle. Para mi es el mejor hermano que una hermana podría pedir. Y al contarme este tipo de cosas, se me cayó el mundo encima.

Rápidamente le expliqué el mecanismo mental que había detrás de esos pensamientos y se pudo aliviar al reconectar con la realidad.

La ansiedad puede hacerte creer que estás enloqueciendo o que te vas a morir. A pesar de que parecía tan real ese sentimiento, mi experiencia clínica y de investigación psicológica me permitió afirmarle con certeza lo siguiente:

NO estás loco. NO estás enfermo y
NO TE VAS A MORIR por la ansiedad

Y si eres como mi hermano, te digo lo mismo a ti.

A medida que Íñigo seguía contándome cosas, me abrió las puertas de su mente y navegamos juntos hasta las zonas más oscuras que tanto temía, odiaba y le avergonzaban.

Empezamos a probar cosas pero nada funcionaba. Faltaba algo que no estábamos viendo.

Veía frustración y rabia en su cara al ver que su hermana psicóloga, con tanta formación y experiencia, no conseguía ayudarle. Me sentía fracasada, triste y muy nerviosa al ver que no podía ayudarle a sentirse seguro y en paz.

Casi ninguno de mis títulos académicos, experiencia y conocimiento conseguía ayudarle de forma satisfactoria. Ver a mi hermano, al que adoro, sufrir tanto, hizo que conectara con un deseo profundo de encontrar la verdad como fuera.

Empezamos un nuevo camino como si fuéramos
una científica de laboratorio y su “conejillo de indias”
obsesionados con encontrar LA FÓRMULA

Me vi forzada a replantearme muchas cosas de psicología y empezar de cero. Al probar tantas técnicas y conceptos que no funcionaban, la desesperación nos empujó a probar cosas sin demasiado sentido y totalmente en contra de lo que intuíamos que era necesario.

Lo que te explico a continuación es uno de los conceptos clave en los que profundizamos desde el principio. Nos permitió ir sacando a la luz los mecanismos hasta ahora invisibles de la ansiedad.

El miedo es una emoción que necesitamos para sobrevivir mejor en situaciones de peligro real. Nos protege porque activa nuestros mecanismos innatos de supervivencia. Es un recurso muy valioso pero muchas personas han pasado por una serie de experiencias que han transformado este recurso en su mayor enemigo.

La ansiedad genera los mismos síntomas físicos y mentales que el miedo. La diferencia es que la ansiedad se activa en situaciones de peligro IMAGINADO.

El cerebro codifica un peligro imaginado como si fuera real.

Y como puede que ya hayas notado…

Se convierte en una FALSA ALARMA

Te hace creer que la alarma es auténtica y que estás en peligro.

Cuando se activa la ansiedad, el miedo y la tensión toman el control de tus pensamientos y sensaciones.

La ansiedad distorsiona la lógica y la intuición. Lo hace para protegerte y ahora veremos cómo se está equivocando exactamente... y cómo reprogramarla.

Cuando una persona experimenta mucha ansiedad, intuye que necesita hacer una serie de estrategias para sentirse segura y en calma.

El problema es que la ansiedad está influyendo negativamente en tu intuición.

La ansiedad nubla la mente haciéndote creer
que necesitas hacer cosas para calmarte
(cuando en realidad esas cosas ALIMENTAN el pánico)

La intuición es una percepción inmediata de una realidad o idea.

Por ejemplo, cuando sientes ansiedad intuyes que estás en peligro y que podría pasar algo malo. Otras veces también intuyes que podrías tener una enfermedad, que tu cerebro está dañado o que nunca te curarás. Es una intuición guiada por la ansiedad.

Por eso, la experiencia me ha demostrado que no parece muy fiable creer lo que te dice tu intuición cuando está guiada por la ansiedad. La buena noticia es que puedes usarla a tu favor usando una nueva manera que estoy a punto de desvelarte.

La parte de tu cerebro encargada de protegerte de los peligros se llama “amígdala cerebral”. Es una zona del cerebro con forma de almendra.

El problema es que se ha descalibrado y por eso cree que te está protegiendo de peligros reales.

Esto es lo que llamo…

El Gran Malentendido de Ansiedad

La amígdala genera ansiedad porque está intentando protegerte de un peligro que no existe.

La ansiedad distorsiona tu realidad.

Por eso percibes tantos peligros en situaciones seguras del día a día.

Aunque a veces sabes que el peligro no es lógico, racional ni real, la ansiedad sigue ahí, apareciendo sin pedir permiso.

Hay veces que la ansiedad aparece como señal de que algo va mal en nuestras vidas. Y si permanece, llega un momento en que todo se vuelve confuso. Como si la ansiedad fuera cogiendo cada vez más terreno y acaba dominando todo lo que haces, piensas y sientes.

Mi hermano y yo vimos que una vez se “instaló” en su vida la ansiedad, estaba alimentando sus mecanismos sin darse cuenta.

La ansiedad fue comiendo terreno,
afectando a TODO, y dejando de cumplir su función

El trastorno de ansiedad necesita una serie de “alimentos” para poder permanecer en tu cuerpo y mente. Te hace creer que necesitas actuar de una forma. Así es como consigue seguir creciendo y apareciendo.

Manipula el sentido común creando ilusiones que parecen reales.

Por ejemplo, una de sus manipulaciones es hacerte creer que necesitas sufrir para conseguir coraje y valentía y enfrentar peligros enormes. Hace creer que necesitas sufrir para superar tu ansiedad.

Esos peligros son ilusorios. No existen en la realidad.

La ansiedad no es un villano malvado que quiere hacerte daño y destrozar tu vida.

Entiendo que a veces lo parece, pero es justo ¡todo lo contrario!

Es otro de sus trucos para que la tengas miedo y “respetes” sus indicaciones.

La ansiedad es un mecanismo cerebral diseñado para protegerte de peligros. Cuando vives un trastorno de ansiedad, ese mecanismo está confundido porque ha sido mal “entrenado” a través de unas experiencias que te han ido pasando.

El problema número uno es que no consigues ver los trucos de la ansiedad porque tienen aspecto de solución.

El segundo problema es que reaccionas ante esos trucos de forma automática, según lo que intuyes (confundido por la ansiedad) que necesitas para calmartey eso en realidad empeora los dos problemas.

Antes de seguir, debes saber algo importante. Te aseguro que haber desarrollado un trastorno de ansiedad,

¡No es tu culpa!

Nadie te enseñó a manejar esas situaciones para no desarrollar un problema de ansiedad.

Siempre lo hiciste lo mejor que pudiste. ¿Quién puede querer crearse un trastorno de ansiedad? Es evidente que nunca deseaste vivir esto. Y te aseguro que lo vamos a dejar atrás porque te voy a enseñar lo que nadie te enseñó nunca. A tomar el control de tu cuerpo y mente de forma consciente.

Hasta ahora has intentado recuperarte y controlar tu ansiedad con todas tus fuerzas. Pero no lo has terminado de conseguir porque los circuitos cerebrales ya estaban demasiado fortalecidos.

La ansiedad no suele dejar huellas ni pistas.

Sus trucos son INVISIBLES porque parecen 
“ESCAPES SEGUROS”

Tienen aspecto de solución relajante (recuerda que tu cerebro cree que te está protegiendo).

El mecanismo de alarma se ha vuelto hípersensible a través de hábitos cerebrales que han fortalecido las rutas neuronales del miedo.

Veamos un ejemplo de cómo la ansiedad distorsiona la realidad. Cuando aparecen pensamientos negativos automáticos, una de las cosas que intuimos que es necesaria para eliminarlos es crear distracciones.

Al principio tiene sentido porque distraerte puede funcionar por momentos. Intentas hacer otra cosa como leer, pensar en algo positivo, hablar con algún amigo... Pero la ansiedad siempre acaba volviendo porque esas distracciones son lo que llamo “evitaciones camufladas”.

En lugar de usar la mente para fomentar los mecanismos de calma y confianza, la persona busca salirse de esa situación y le envía un mensaje equivocado al cerebro: “hay un peligro, debo irme”.

Así las rutas neuronales de ansiedad
se FORTALECEN

La ansiedad y el pánico son tan desagradables porque estás sintiendo miedo, adrenalina, tensión muscular, alerta mental, tu corazón late muy rápido… todo eso en una situación en la que deberías poder sentirte en paz.

Mi hermano y yo estábamos desesperados porque no dábamos con la clave para cambiar estos patrones que te estoy explicando. Probando todo tipo de técnicas, métodos y procesos… cada día se volvía más frustrante porque veíamos los patrones, pero no sabíamos cómo cambiarlos.

Al haber intentado todo, fruto de la desesperación, empezamos a probar cosas extrañas sin mucho sentido. Todas las estrategias de sentido común que nuestra intuición nos ofrecía, sólo lograron una cosa: crear más confusión.

Pensamos, ¿Y si la ansiedad nos está “engañando” creando trucos para nublar nuestra intuición y así alimentar sus mecanismos? Hemos probado de todo y no ha funcionado. ¡Incluso ha sido peor en muchos casos!

¿Por qué no probamos algo nuevo? Todo lo contrario a lo que parece que necesitamos hacer. Aunque parezca extraño y no tenga sentido.

Nada funcionaba porque estábamos cayendo en inocentes trampas difíciles de detectar.

Había momentos de calma pero todavía
FALTABA ALGO

El puzzle estaba sin terminar. Faltaban piezas y mi hermano no se sentía del todo recuperado. Seguía habiendo pequeñas recaídas. Miedos irracionales constantes que le frenaban en su vida diaria.

Un día, siguiendo el hábito de buscar desesperadamente, empezamos a plantearnos la validez de las estrategias tradicionales. Sabíamos que había algo que no estábamos viendo.

Mi obsesión por ayudarle y su angustia por no conseguir estar en paz, estaban nublando nuestra mente. No veíamos la situación con claridad y por eso estábamos buscando en los sitios equivocados.

Hartos de no tener resultados reales, decidimos buscar en un sitio nuevo probando estrategias contra-intuitivas. Incluso algunas que cualquiera podría llamar “locas”. Nos daba igual. La idea era probar todo para no descartar ninguna posibilidad.

Cuando hablo con clientes, el 99% de los casos han probado o pensado en probar estrategias y técnicas que ya hemos intentado nosotros sin éxito.

El caso es que en medio de todos esos intentos…

Sucedió algo extraño

Vimos de verdad los trucos de la ansiedad. El gran malentendido mental.

Habíamos estado siguiendo el juego a la ansiedad.

La ansiedad nos había hecho creer que, para controlar y eliminar la ansiedad, era necesario sufrir de forma continuada y tener dosis extremas de coraje y fuerza de voluntad.

Era un paradigma obsoleto y habíamos estado metidos hasta el fondo.

El día que empezamos a cambiar nuestras creencias y probar algo nuevo, todo cambió para siempre.

Al entender los trucos mentales de la ansiedad, fuimos detectándolos en tiempo real. Y vimos cómo haber seguido el juego había fortalecido los mecanismos de ansiedad.

Veíamos el truco, nos pedía que reaccionara de una forma, y hacíamos todo lo contrario. Al principio lo hacíamos sin esperar muchos resultados. Aún así los cambios nos sorprendieron porque fueron brutales.

Un nuevo sentimiento de CONTROL instantáneo

Era justo lo que soñábamos conseguir: invertir la ansiedad y el pánico en calma, claridad y confianza.

A medida que pasaban los días, teníamos más claridad. Veíamos la ansiedad venir de lejos. Aparecía la “trampa”, no caíamos y surgía el control. Este nuevo descubrimiento finalmente se convirtió en la conquista real del problema.

Como suelo ser muy escéptica, tenía que probarlo con mis pacientes. Esto era demasiado bueno para ser verdad.

Me di cuenta de que era la solución verdadera cuando mis pacientes tuvieron los mismos resultados. Caso tras caso se repetía el mismo patrón:

Primero ver cómo las ansiedad crea inocentes “trucos” para fortalecer sus mecanismos. Y luego, responder conociendo los trucos, a través de reacciones contra-intuitivas que activan nuevas rutas neuronales… para invertir los mecanismos de ansiedad y pánico por los mecanismos de calma, claridad y confianza.

Esta nueva estrategia se convirtió en el principio que llamo…

Psicología Inversa Contra-Intuitiva

Hay dos tipo de reacciones cuando tienes ansiedad.

  1. La Reacción Intuitiva Guiada por el Malentendido Mental.
  2. La Reacción Inversa Contra-Intuitiva Guiada por la Comprensión.

La primera alimenta y fortalece los circuitos cerebrales de la ansiedad y el pánico. La segunda alimenta y fortalece los circuitos cerebrales de la calma, la claridad y la confianza.

Después de probar este proceso con cientos de pacientes y analizar miles de casos, terminé detectando los diferentes patrones de mantenimiento de la ansiedad.

Los 12 TRUCOS de la Ansiedad

Estos 12 patrones se siguen repitiendo hasta hoy. Miles de personas como tú y mi hermano han descubierto estos 12 trucos.

Por eso quiero introducirte lo que creo que es el futuro del tratamiento para la ansiedad, la técnica Psico-Inversión®.

Con el tiempo y mucha práctica, he refinado el proceso para que puedas detectar rápido los 12 trucos y así poder invertir los mecanismos de ansiedad por los de calma, claridad y confianza.

El BOTÓN de APAGADO
para eliminar cualquier ataque de pánico
en 10 segundos o menos… ANTES de que suceda

Puedes aplicarlo en cualquier situación sin que nadie se de cuenta. Detectando rápido hasta el más mínimo indicio de un ataque para eliminarlo en 10 segundos o menos… ANTES de que pueda pasar.

A medida que ves los 12 TRUCOS INVISIBLES de la ansiedad, empezarás a comprender el gran malentendido mental. Yo no caes en ellos porque los ves venir de lejos. Entonces se disuelven los mecanismos de ansiedad y tu sistema cerebral de alarma vuelve a su estado natural.

La Psico-Inversión® es el nuevo recurso que te permite acceder de forma instantánea a tus estados innatos de calma física, claridad mental y confianza emocional.

De todas formas, si quieres curar para siempre tu ansiedad, necesitas tres ingredientes específicos (muchos psicólogos y expertos ignoran por lo menos uno de ellos… y sin los 3 juntos no conseguirás crear una recuperación de por vida).

Los 3 Ingredientes Clave de Cualquier 
Recuperación Permanente

El problema de muchos métodos es que te explican muy bien y entiendes el problema pero no sientes la compresión profunda que realmente necesitas para controlar tu ansiedad. Cómo hablo en PÁNICO PERDIDO®, no es lo mismo un “Entendimiento Intelectual” que una “Compresión Profunda” (cada una se consigue de una manera diferente).

Otros te dan un ejercicio de respiración o visualización que puede que funcione por momentos... y al final funciona igual que la medicación, o sea, como un parche temporal. Y esto hace que los mecanismos sigan ahí porque vivir teniendo que gestionar continuamente la ansiedad no es haberse recuperado (aunque muchos expertos crean que esa es la solución definitiva).

Mi sistema incluye los 3 pasos fundamentales para que, en lugar de tener que estar pensando en aplicar una técnica como si tuvieras que llevar la pastilla “por si acaso”, te OLVIDES de los ataques de pánico y la ansiedad generalizada porque sabes con seguridad y certeza que vas a estar a salvo.

Los 3 pasos de mi sistema son:

  1. Comprender
  2. Controlar
  3. Curar

Primero te enseño a pulsar el botón de REINICIO y plantar la semilla de recuperación. Luego te explico paso a paso CÓMO controlar y eliminar los ataques de ansiedad usando tu mente y cuerpo para activar estados automáticos de serenidad, seguridad y certeza. Y por último, reprogramas tus circuitos cerebrales, haciendo inevitable que te recuperes para siempre.

Cuando descubrimos todo esto, yo estaba cómoda en mi consulta psicológica y me conformaba con una vida sencilla trabajando con mis pacientes.

Mi hermano me pidió que hiciera un sistema online para que más personas pudieran beneficiarse de sus resultados. Al principio le dije que no porque lo veía muy complicado, no sabía nada de tecnología y si te soy sincera, no soy muy emprendedora.

Me dijo que él me ayudaría con todo lo tecnológico. Yo sólo tenía que enseñar la técnica y diseñar el sistema.

Finalmente me convenció y estuve durante largas horas diseñando y creando el sistema de recuperación PÁNICO PERDIDO®.

Un Plan de Transformación de 12 semanas fácil de seguir
que te enseña exactamente qué hacer paso-a-paso para
disolver el trastorno de ansiedad y crear una vida llena de
calma, claridad y confianza

Esto te permite olvidarte de tener que recordar de memoria cada truco. Al aplicar una de las Psico-Inversiones, estás poniendo en marcha el “efecto dominó”. Tirar una pieza hace que caigan todas las demás.

También conseguirás ir más allá de controlar y eliminar un ataque de pánico… liberando los problemas de ansiedad para siempre.

¡Sí, quiero eliminar la ansiedad para siempre!

Esto es lo que obtienes con PÁNICO PERDIDO®:

BONUS ESPECIAL

AUDIO TÉCNICAS GUIADAS

¡Sí, quiero eliminar la ansiedad para siempre!

Una de las cosas que más te va a gustar de PÁNICO PERDIDO® es que por el precio de una sola sesión, vas a descubrir todo lo que te podría enseñar en mi consulta privada en 10 sesiones o más (eso te costaría entre 700€ y 1.000€). Habiendo visto de primera mano lo que significa vivir con ansiedad, nunca te cobraría ese dineral.

Tu inversión total va a ser únicamente un solo pago de 67€.

He puesto ese precio porque quiero que cueste lo mismo que UNA sesión de terapia (algunas sesiones cuestan más del doble que eso). Estoy harta de que personas como mi hermano vacíen sus bolsillos en terapias eternas que no funcionan y pastillas peligrosas e inútiles durante AÑOS.

Mi objetivo es que PÁNICO PERDIDO® sea el último sistema que usaste para la ansiedad porque ya la superaste.

Además, puedes acceder a todo el material de forma inmediata. Al terminar el pago llegarás a una página donde podrás descargar todo en minutos. Puedes leer el libro y escuchar los audios con comodidad en tu ordenador, tablet o móvil. Te guiaremos paso a paso si lo necesitas.

También obtienes mi GARANTÍA de satisfacción
sin riesgo durante 2 MESES

Estoy muy segura de que este sistema te puede ayudar. Es más, estoy tan segura que creo que vale 10 veces más de lo que vas a invertir. Muchos compañeros me han dicho que estoy loca por ofrecer una devolución. Pero antes quiero que lo pruebes y decidas si lo vale o no.

Así es como funciona: Me gustaría darte acceso al área de miembros para que pruebes el método y YO TOMO EL RIESGO. Si te gusta, te lo quedas. Se te cobrará automáticamente. Si no te gusta, simplemente escríbeme durante los dos meses y te devolveré tu inversión SIN PREGUNTAS.

No se me ocurre NINGUNA manera de hacerlo más fácil o con menos riesgo para ti.

Cuando pulses en el botón azul de más abajo, irás a una pagina segura (encriptada y privada) donde puedes adquirir el tratamiento (simplemente usa una tarjeta de crédito o débito válida).

Usa los materiales todo lo que quieras durante dos meses mientras YO TOMO EL RIESGO. Si decides que no es para ti – por CUALQUIER RAZÓN – simplemente escríbeme un mail y no pagas nada. El dinero de vuelta a tu bolsillo. Si decides quedártelo (y apuesto a que lo harás), no tienes que hacer nada.

De veras quiero ayudarte a curar tus ataques de pánico y controlar tu ansiedad. Porque te mereces poder vivir en paz y seguridad. Por eso lo garantizo.

¡Sí, quiero eliminar la ansiedad para siempre!

No hay mejor momento que AHORA MISMO para que empieces a controlar tu ansiedad por ti mismo.

Simplemente haz click en el link de arriba para comprar.

Un saludo.

Tu amiga,

P.D. En este sistema estarás aprendiendo las técnicas más avanzadas que hay disponibles para curar los ataques de pánico y controlar la ansiedad. El material no requiere habilidades especiales o experiencia pasada. Estarás usando los materiales que aprendas INMEDIATAMENTE y viendo resultados INSTANTANEOS con tu cuerpo y mente. Te lo garantizo.

P.D.D. Si quieres comprobar mi número de psicóloga colegiada, aquí lo tienes: M- 19.881. Te lo digo porque si estabas escéptico, lo puedo entender. Sólo te pido que pongas a parte tu escepticismo por unas semanas para tomar este sistema como una prueba. Te alegrarás de haberlo hecho.

P.D.D.D. Este libro está diseñado para que elimines por completo la ansiedad y no vuelvas a tener NUNCA un ataque de pánico. Si estás dispuesto a llevar una vida con seguridad y hacer cosas estimulantes, coge este sistema ahora. Te garantizo que CAMBIARA TU VIDA, o te devolveré cada céntimo de tu dinero. No tienes ningún riesgo si este método no funciona para ti.

Aquí debajo puedes leer testimonios de los clientes
que han probado mi sistema

He podido salir de casa y viajar en barco y en avión después de 20 años con agorafobia


Soy de Las Palmas de Gran Canaria y llevaba 20 años sin poder salir de la isla, ni en barco ni en avión. Es muy triste y frustrante vivir en una isla rodeado de mar y saber que no puedes salir porque tienes tanta ansiedad. Hace poco compré Pánico Perdido y apliqué el método. Hoy en día puedo decir que si no lo hubiera comprado no sería la persona que soy ahora mismo. Soy una mujer nueva. Al escuchar los audios sentía que Rocío tenía toda la razón. Esta vez no se estaban riendo de mí por enésima vez. Ahora tenía a alguien que me entendía y me ayudaba a comprender que no estaba enferma. La noche antes de viajar en barco por primera vez, hice los ejercicios de los audios escuchando a una mujer que me transmitía una paz y una energía especial.


Ya he podido hacer un viaje en barco y otro en avión. Ahora sé que soy normal y que puedo hacerlo. Es más, debemos hacerlo porque no se puede vivir toda la vida así. No me une ningún parentesco con ella. Lo que me une es un agradecimiento infinito, gracias a ella soy una mujer nueva.

Gloria Herrera, Las Palmas de Gran Canaria

Despues de 25 años tomando tranquilizantes he podido dejarlos gracias a tu sistema


He podido quitarme de la adicción que me estaba llevando a la locura, pues no era yo.  He de decir que el programa Pánico Perdido es el mejor método que existe actualmente, gracias a este método vuelvo a ser Yo después de veinticinco años de sufrimiento. Gracias a Rocio vuelvo a sonreir a la vida, ahora sé como manejar la ansiedad. Debo decir que aunque me encuentre bien sigo haciendo los ejercicios que Rocio explica pues estos me hacen sentir bien. Gracias

Manuel Benitez, España

¡Pensaba que no tenía cura!


Llevo solo una semana y aunque no me he quitado el miedo 100% empiezo a tenerlo por la mano. Conduciendo, ahora paso por el puente, lo miro con ojos abiertos y hasta bajo la velocidad para enfrentarlo más. Luego veo que no me puede hacer nada y sigo mi camino. ¡Gracias!

Clara Villamarín

Después de recibir decenas de diagnósticos y probar todo tipo de médicos y terapeutas… por fin encontré LA CURA


Encontrar a Rocío fue un OASIS. Buscaba una explicación a mi ansiedad para saber cuál era la causa y cómo salir de ese angustiante drama. Después de recibir decenas de diagnósticos y pasar por decenas de terapias sin resultados (desde médicos tradicionales, médicos naturistas, psicólogos y psiquiatras hasta sacerdotes, pastores y gurúes de todo tipo) finalmente encontré el sistema Pánico Perdido. Al aplicar las técnicas, rápidamente pasé de ser un veterano y frustrado “BUSCADOR” a ser un “HALLADOR”. Porque ahora SÉ cuál es el problema en todos sus matices y qué hacer exactamente para controlar la ansiedad. El sistema me ha permitido acceder a una mayor presencia calmada. Gracias Rocío, Gracias Íñigo, Gracias a esta gran experiencia humana. Se acabó el carbón :-)

Gustavo Lopez, Paraguay

Es el mejor libro que he leído, le doy 5 estrellas


Acabo de terminar de leerlo y me parece muy interesante, preciso y conciso… He leído otros libros pero me parecieron muy complicados. El psiquiatra me recetó medicamentos pero me pusieron tres veces peor y mi estado de ánimo empeoró. Cuando encontré su web me sentí identificada y fué como encontrar la esperanza. Un rayo de sol en una tormenta. El método Pánico Perdido va directamente a lo que se siente. Llevo años con ataques de pánico pero sé que venceré, porque me siento más tranquila con lo que he aprendido con su método. Gracias Rocío.

Lyn Marie Rodmare, Puerto Rico

Por fin he podido entender la ansiedad


Hola Rocío, Ya terminé de leer tu e-book y ha sido una gran ayuda. Por fin he podido entender la ansiedad. Mi primera experiencia cuando usé el método fue un momento mágico  Me quedé tan sorprendida… fue como si hubiera sentido magia dentro de mi… me senti poderosa y llena de vida. ¡Gracias por ayudarme!

Ana Jardín Silva, España

La ansiedad y los ataques de pánico son cosa del pasado. Me siento una persona nueva


Esta carta es de agradecimiento y felicitación por el gran trabajo que has hecho con Pánico Perdido.


Compré tu libro a mitad de Agosto, tenía un gran trastorno de Ansiedad desde hacia 3 años que me limitaba muchísimo, levantarme por las mañanas era un grandísimo sufrimiento y no sabia porqué. Decidí darle prioridad a Pánico Perdido, quería salir de ahí si o si. Al principio me costaba avanzar, no veía mejoras pero no me rendí y seguí aplicando los ejercicios, te escribí alguna vez porque mi cabeza era un mar de dudas, me aconsejaste y me animaste a seguir.


A día de hoy la ansiedad y los ataques de pánico son cosa del pasado… en Octubre tuve mi ultimo ataque de pánico y hace un mes que la ansiedad es prácticamente inexistente hay días que ni la recuerdo, hago todo lo que me apetece, salgo, voy al cine, voy a cenar fuera.. disfruto de la vida, y las veces que tengo una leve ansiedad se que es algo normal en mi organismo, que en unos momentos igual que viene se irá porque es parte de la vida.


Me siento una persona nueva, lista para empezar de 0 con la ventaja de poder utilizar lo aprendido y con muchas cosas por hacer y conseguir.


Voy a continuar con los ejercicios de Calma Consciente y el Truco de la Tensión a diario porque he aprendido que tenemos que tomarnos un tiempo para nosotros, para encontrar el equilibrio entre cuerpo, mente y alma, es mi ritual de Renovación y Recuperación diario para siempre.


Atentamente agradecido,

Jose Picazo, España